La vuelta al cole… y al comedor escolar.
¿Deseando de retomar las rutinas? ¿Antes te parecían odiosas y ahora crees que son pautas establecidas por un poder superior?  Y es que con niños son muy necesarias para establecer un orden.
Igual que domir las horas necesarias implica un calentamiento como acostarse a una hora prudente, relajarse un ratito antes, no cenar en exceso … comer adecuadamente también conlleva una preparación tras una época de excesos y deshoras como el verano.
¿Quieres saber algunos consejos para la vuelta al comedor escolar? Aquí te dejamos nuestro decálogo.
Vuelve a retomar las cinco raciones de fruta y verdura al día. Intenta incluirlas en desayuno, merienda y cena. En la comida ya nos encargamos nosotros.
Intenta desayunar juntos todas la mañanas. De esta manera se creará un momento en el que charlar sobre el día a día, inquietudes, ansiedades. Etc.
Apuesta por los alimentos de temporada, aprovecha que ahora no tiene colegio para salir a comprar con tu hijo/a. Que explore, toque, huela y escoja él mismo los alimentos.
Todos debemos colaborar para que los niños valoren la comida casera. Se deben erradicar los “malos alimentos” de las vacaciones, como la comida rápida, los helados o los refrescos. Una estrategia es que juntos reviséis el nuevo menú y habléis de qué se puede comer en casa y qué no.
Planifica bien el tentempié que tomará  en le  recreo. Este almuerzo a media mañana permitirá al niño/a mantener su rendimiento físico e intelectual. Lo ideal es que elijas entre una pieza de fruta, un lácteo o un bocadillo pequeño.
Intenta que no se salten la merienda, ya que esta comida supone un 15% del aporte energético diario.
Ten muy en cuenta el menú establecido en el colegio para adaptar tus cenas y conseguir así una alimentación equilibrada. Las cenas deben ligeras y un par de horas antes de acostarlos.
Asegúrate de que tus hijos consumen cada día 500ml de leche o su equivalente en derivados lácteos (yogures o quesos no grasos) para lograr un aporte de calcio adecuado para su desarrollo óseo.
Propón un calendario de retos: la idea en que cada mes prueben un alimento nuevo que no habían tomado antes. La idea es que sea “un juego familiar” que ayude a los niños a abrirse a todo tipo de comidas.
10.No podemos olvidar la importancia de practicar actividad física. Deporte y alimentación son las claves para llevar hábitos de vida saludables. Elegid juntos las nuevas extraescolares.
Y por último, incluye una gran dosis de paciencia. Si a los adultos nos cuesta volver a la rutina, imagina a los niños. ¡Feliz vuelta al cole!